699 45 85 82 axala@axala.es

Ser vendedor o comercial no es algo sencillo y aunque las ventas están presentes en nuestras vidas desde niños, no todas las personas se dan cuenta de la profesionalidad que se requiere para ser exitoso en este oficio.

De hecho, en ocasiones los vendedores son juzgados por la manera en cómo se expresan y hasta han logrado crear cierta reputación de que su labia es tan convincente y persuasiva, que hay que cuidarse de ellos porque algunos podrían vender arena en el desierto. Es verdad, los vendedores bien entrenados saben expresarse muy bien y tienen un discurso hasta envidiable, pero los vendedores profesionales saben que más que hablar, necesitan ser excelentes escuchando.

Si estás comenzando como vendedor o quieres mejorar tus habilidades, aprende en nuestra web amiga, Gananci algunas técnicas psicológicas que puedes utilizar en negociaciones con tus clientes. Mientras más preparación técnica tengas y la pongas en práctica verás cómo tus resultados van mejorando cada vez más.

Es cierto que no todo es teoría, pero también es cierto que los vendedores más exitosos y experimentados nunca dejan de prepararse, leer y consumir información acerca de su información para evolucionar a la par de mercado. Cuando dejan de crecer y evolucionar la competencia les puede pasar por encima rápidamente, por eso es un lujo que ellos no se permiten.

Aun así, para llegar al nivel de vendedor profesional hay que pasar por muchas etapas, etapas que solo logran superarse con la experiencia y educación adecuada. Hay vendedores que no tienen demasiado tiempo ejerciendo y les va muy bien porque están ávidos de crecer, mientras que otros con un montón de tiempo en el mercado siguen luchando con retos de principiantes porque se han quedado estancados.

Ese ejemplo quiere decir que no solamente cuenta el tiempo que se tenga de experiencia -aunque esta sea vital-, sino la disposición de las personas para aprender y mejorar en las áreas que sean necesarias.

Un elemento negativo que puede afectar a muchos vendedores del cual nadie está exento es la ansiedad. La ansiedad en esta profesión puede llegar a ser una gran piedra de tropiezo porque si no se tiene bajo control puede convertirse en un obstáculo que afecte incluso a los que se consideren más expertos.

La ansiedad en los vendedores es muy peligrosa porque:

  • Es lo que no les permite esperar el tiempo que el cliente necesite para tomar sus decisiones, lo que los puede llevar a presionarles. La presión en las ventas es algo muy contraproducente ya que nadie quiere ser obligado a hacer cualquier cosa, menos a gastar su dinero.
  • La ansiedad no te permite tener paciencia, sino que te pone en un estado de alteración y prisa en el que es más difícil controlar tus propias acciones.
  • La ansiedad también te deja en evidencia frente a los posibles clientes lo que te restará profesionalismo.
  • La ansiedad te hará hablar de más, por lo que tendrás menos tiempo para escuchar a tus clientes y sus necesidades, lo que es muy importante para utilizar los argumentos correctos en la conversación.

En pocas palabras la ansiedad afecta ampliamente tu capacidad para ser el vendedor estrella que deseas ser y se podría decir que es algo normal, porque ¿Quién no quiere cerrar sus ventas lo más rápido posible? Lo que pasa es que al forzar las cosas debido a la ansiedad puede hacer que no solo no apures el proceso de la venta, sino que ocurra todo lo contrario y lo pierdas por completo.

Vendo lo negativa que puede ser la ansiedad para tu trabajo, mira a continuación algunos consejos que te serán muy útiles para que puedas mantener la ansiedad bajo control y eventualmente te deshagas de ella:

1.- Entiende que toda venta es un proceso. Este proceso tiene varias etapas, la ansiedad hace que quieras acelerar cada una de esas etapas -o incluso saltarte algunas- lo que puede ser un problema si el cliente no está en la misma sintonía que tú.

Si conoces cada una de las etapas de la venta, estás consciente de ellas y conoces su importancia no sentirás ansiedad al respecto porque sabes que estás llevando a cabo cada paso necesario para cerrarla con éxito.

2.- Concéntrate en el presente. Si estás constantemente yéndote hacia el futuro en la venta no te permitirás prestar la atención necesaria a lo que estás haciendo en este momento, lo que te traerá como consecuencia el descuidar la calidad con la que llevas a cabo cada etapa.

3.- Demuestra confianza. Actúa con seguridad en ti mismo, quizá al principio debas fingirlo, pero de tanto ponerlo en práctica se volverá parte de ti, lo que funcionará a tu favor en la reducción de ansiedad. A mayor confianza, se reduce la tasa de ansiedad.

4.- Prepárate. Si estás informado y tienes los conocimientos necesarios para desempeñarte en tu área no tendrás ese nerviosismo constante ya que sabes lo que estás haciendo y puedes llevarlo a cabo.

5.- Utiliza información para apoyarte. Puedes ser resultados de estudios, garantías, cantidad de clientes satisfechos en el mundo y más. Esto además de darle confianza al cliente, también es una herramienta para trabajar en tu propia confianza.

Si además de ansiedad estás sufriendo de estrés, aprende cómo reducirlo con estas técnicas.